Utilizando un robot industrial usado, se puede garantizar un pulido y un lustrado uniformes, incluso sobre superficies curvas o irregulares.

Las tareas de pulido, lustrado e incluso lijado, precisan una habilidad muy específica y a menudo, una gran delicadeza. Los robots industriales de ocasión, son muy utilizados para estas aplicaciones y ofrecen una solución flexible ya que ajustan automáticamente su posición para conseguir la fuerza necesaria.

Un robot industrial de segunda mano, que puede aplicar por sí solo una fuerza concreta sobre su entorno, sobre una pieza de trabajo, es una capacidad valiosa.

• Aplica un determinado par de torsión sobre ejes predefinidos.
• Garantiza la uniformidad y la calidad previsible.
• Libera a los empleados de las tareas más intensas y ergonómicamente desfavorables.
• Pule y lija incluso superficies curvas e irregulares con el modo de fuerza ajustable.

Una instalación robotizada mediante robots industriales de ocasión puede utilizarse para el pulido o lijado de múltiples productos (madera, plástico, metal, etc.)

Mediante programación, el robot industrial usado manipula las piezas y las aproxima al punto de pulido correspondiente. Igualmente, puede ser el mismo robot industrial de segunda mano quien realice el lijado o el pulido mediante un cabezal especial. La instalación puede ser totalmente personalizada en función al producto a pulir.

El robot industrial de pulido, del mismo modo que en el proceso de lijado, permite una elevada producción gracias a que mantiene un ritmo de fabricación constante y preciso.

De esta manera, los robots industriales de ocasión son capaces de desarrollar de una forma más rápida y efectiva un mayor número de tareas, adecuadas a las necesidades del proceso de producción.

Todos los campos son obligatorios *